lunes, 11 de noviembre de 2013

¿Quieres ser un blogger conocido?

Se discute mucho sobre cuántas veces se debería publicar en un blog. Es una de las preguntas más frecuentes en el mundo del blogging. En realidad ya conoces la respuesta antes de que te la den. “En cuanto más, mejor.” Es lo más lógico. Puedes darle mil vueltas. La cantidad gana.

Blogger famosoDerechos de foto de Fotolia
En cuanto más contenidos creas, más páginas estarán indexadas en Google, más veces se comparten tus contenidos en redes sociales, más visitas recibes, más se convierten en lectores y si es tu objetivo más ventas o registros vas a obtener. Es sentido común. Incluso tu hijo o hija te podría responder a la pregunta sobre las veces que deberías publicar en tu blog.

¿Sabes quién es Seth Godin?

Si no conoces a Seth Godin no pasa nada. Te lo contaré. Es el dios del marketing. Aunque en España no sea tan conocido es probablemente una de las figuras más reconocidas a nivel mundial. Ha escrito una decena de libros y probablemente ya estará trabajando en el próximo.
Seth Godin también tiene un blog. En este publica todos los días. Ya lo hace durante años. No falla ni uno. Incluso hay días donde publica varios a la vez. ¿Quieres saber porque Seth crea todo el contenido que puede y lo publica en su blog? Es muy sencillo. Cuanto más escribe y publica, más personas sabrán quien es y lo que hace. Más personas acabarán contratando su agencia y más todavía comprando sus libros.
No quiere perderse ni un día para conectar con personas porque sabe que 24 horas perdidas ya no se recuperan. Habrá otros creadores de contenidos que rellenarán el vacio que el deje en ese momento. No pierde ni una oportunidad porque sabe que es su ventaja competitiva es crear. Nadie es capaz de generar tantos contenidos como él, en tan poco tiempo. Se lo ha currado. No ha llegado donde esta del día a la mañana. Estamos hablando de años y años redactando cientos de miles de palabras en todo tipo de contenidos.

Ser un blogger conocido

Tener un blog no es suficiente para ser un blogger. No quiero desmotivarte ni ser demasiado duro contigo. No esperes milagros cuando te abras un blog. Ahora se habla cada vez más del tema. Un blog te ayuda a conseguir clientes, a encontrar trabajo, a captar clientes, etc. No me entiendas mal. Incluso yo ya te lo he contado. Todo esto es cierto. ¿Pero realmente estás dispuesto a pagar el precio para lograr tu objetivo? ¿Estás dispuesto a darlo todo, a sacrificar tiempo viendo la tele, leyendo un libro, paseando en la calle o simplemente no haciendo nada teniendo tiempo para ti?
Ahora pensarás que estoy exagerando y que tampoco hay que pasarse con esto delblogging. Cierto, no hay que pasarse. Todos somos diferentes y nuestros objetivos también lo son. No esperes milagros de un blog si no estás dispuesto de hacer un esfuerzo sobrenatural para lograr tus objetivos. No inviertas energía para encontrar aquella respuesta que te encaja para poder volver al sofá y seguir comiendo patatas fritas bebiendo Coca Cola porque es más cómodo. Utiliza ese tiempo para escribir un post.
Mi obsesión es publicar todos los días. Mientras que otros le están dando vueltas si hoy deben publicar o no yo ya estoy escribiendo. No quiero fallar ni una sola vez porque me fastidiaría enormemente romper la serpiente. Hoy todavía poca gente conoce este blog pero con el próximo post serán 1-2 más. No hay excusas para no publicar. Los peores posts son aquellos que no escribes.
¿Hay que pagar un precio tan alto? No, pero tampoco esperes que te den un premio en ese caso. Tenía que decírtelo en algún momento. Alguien tenía que contarte la verdad sobre esto de los blogs. No existen los trucos. No es complicado, simplemente hay que hacerlo.



Si te ha gustado haz click en la publicidad para poder mantener la web.
GRACIAS

También me puedes seguir por las redes sociales o suscribirte por email para estar informado de las ultimas noticias que publico.

Mas abajo tienes artículos relacionados con este mismo que acabas de leer saludos y gracias por tu visita



Articulos relacionados por categorias