viernes, 4 de enero de 2013

Discos duros SSD, la mejor forma de hacer tu ordenador más rápido


A continuación, veremos una pequeño análisis de lo que son los discos duros SDD (Discos de Estado Sólido), su funcionamiento, sus ventajas, mitos y verdades que hay acerca de estos potentes discos duros. Un sistema de almacenamiento que cada vez es más usado por los usuarios gracias a su rapidez.
Los discos duros de estado sólido, más conocidos como SSD, están ganando bastante importancia debido a su excepcional rendimiento. Esto se debe a que dichos discos sólidos superan con creces a los discos duros tradicionales en velocidad, pero todavía no en cuanto a precios se refiere. Aunque para nada es una compra errada este tipo de sistema de almacenamiento.

¿Qué es un SSD?

Un SSD es un disco de estado sólido, un dispositivo de almacenamiento secundario, hecho con componentes electrónicos de estado sólido para su uso en equipos informáticos, reemplazando a los discos duros tradicionales, como memoria auxiliar o para la fabricación de unidades híbridas compuestas por SSD y disco duro.
Los discos SSD constan de una memoria no volátil, sustituyendo a los platos giratorios y cabezal de los discos duros tradicionales. Sin partes móviles, el SSD pretende reducir drásticamente el tiempo de búsqueda, latencia y otros procesos. Dichas características brindan una alta velocidad en la lectura o escritura de datos, y hace que sean mucho más livianos que los discos duros convencionales.
Una de las ventajas más destacable de los SSD, es que al ser inmune a las vibraciones externas, estos discos son especialmente aptos para su uso en vehículos, ordenadores portátiles, tablets y dispositivos similares que con un disco tradicional podría sufrir de algún tipo de vibración.
Disco duro convencional y SSD
Actualmente hay dos clases de discos SSD, que se diferencian por el tipo de memoria ‘Flash’ que utilizan. El primero de ellos es el denominado como ‘SLC’ (Single Level Cell), que son los más rápidos y a la vez los más caros. En estos discos, cada celda de memoria es capaz de albergar sólo 1 bit.
El segundo tipo, es el ‘MLC’ (Multi Level Cell), en los cuales cada celda es capaz de almacenar más de 1 bit. Con estos se permiten mayores velocidades de almacenamiento y menores costos, pero ofrecen menor rendimiento. Otra ventaja de los SLC es que debido a su funcionamiento, implica menos operaciones internas de selección, es decir, que su vida útil es más prolongada.

Capacidades y modelos de los discos SSD

Actualmente encontramos unidades SSD de capacidades sobre los 60-64 GB ó 128-256 GB. La mayoría de los fabricantes vienen del mercado de las memorias flash (OCZ, Kingston, G. Skill, Sandisk) pero también se están sumando a esta tecnología fabricantes de discos convencionales como Western Digital, y es que la mejor apuesta de futuro.
Respecto a la rapidez de Serial ATA, la tasa máxima de transferencia es de 150 Mb/s (Sata 1), 300 Mb/s (Sata 2) y 600 Mb/s (en Sata 3). En la actualidad, podemos encontrar unidades SSD con interfaz SATA II, que superan los 200 Mb/s, aunque las más recientes aprovechando la tecnología SATA III, ya sobrepasan los 300 Mb/s.
Un ejemplo claro de ello, es el caso del disco sólido ‘AS SSD Crucial M4′ el cual lee a 398,34 Mb/s y tiene un procesamiento de escritura de 97,38 Mb/s.
La idea aquí es que por mucha velocidad que alcance la transferencia de datos, si el disco duro no puede responder a esta, no servirá de nada, y por eso la gran importancia del avance con los SSD.

Mitos y verdades sobre los SSD

  • Son absolutamente silenciosos: Cierto. Al carecer de partes móviles, los discos duros de estado sólido no producen ruido y también son bastante más fríos.
  • Con el paso del tiempo bajan de rendimiento: Si y no. La primera generación de SSD tenía el problema de un ciclo de trabajo limitado, pero hoy en día los fabricantes implementan métodos para optimizar el trabajo interno de los discos y aumentar su vida útil. No obstante, los discos duros tradicionales tienen todavía una vida útil superior.
  • Consumen menos energía: Cierto. Al no tener partes móviles, un SSD debería consumir mucha menos energía que un disco convencional. Aunque la diferencia es mínima comparado con los discos duros de notebook y los sistemas de ahorro de energía pero, comparado con los discos de 3,5 pulgadas si hay más diferencia.
  • Windows inicia más rápido: Falso. Sí, los SSD son más rápidos y pueden ganar un par de segundos a un disco tradicional, pero la carga de Windows sigue exigiendo un tiempo considerable, este error viene de confundir la memoria flash con la memoria RAM, que es muchísimo más rápida.

Ventajas de un SSD

Entre las principales ventajas destaca, junto a un arranque “ligeramente más rápido” y un menor tiempo de acceso a los datos, un menor consumo de energía. Además, se produce menos calor, lo que daría una mayor autonomía de batería a ordenadores portátiles.
Otra cosa a añadir en cuanto a las ventajas de utilizar un disco SSD, es que son bastante silenciosos, aguantan mejor las vibraciones y son muy prácticos y cómodos en cuanto a movilidad.

Desventajas de un SSD

El precio es la primera desventaja que podría destacar de este sistema de almacenamiento. Claramente cuanto más capacidad de almacenaje se quiera y se necesita, más caro nos costará el SSD. Lo podemos considerar como bastante caros si los comparamos con discos duros tradicionales de alta capacidad.
Por último, otro aspecto que también podríamos poner como desventaja, es que su “ciclo de vida útil” es más corto que un disco duro convencional.

via | omicrono



Si te ha gustado haz click en la publicidad para poder mantener la web.
GRACIAS

También me puedes seguir por las redes sociales o suscribirte por email para estar informado de las ultimas noticias que publico.

Mas abajo tienes artículos relacionados con este mismo que acabas de leer saludos y gracias por tu visita



Articulos relacionados por categorias